C-Bateria, UN MUNDO DE ENERGÍA

BATERÍAS, COMODIDAD EN TODAS SUS FORMAS

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando un conocido nos dice que se va a comprar una batería es el ya conocido sistema de almacenamiento de electricidad para cargar nuestro móvil o cualquier aparato que requiera una carga. O una de las partes imprescindibles del motor de un coche, sin el cual no podría arrancar. O el clásico instrumento musical de percusión, imprescindible en cualquier grupo que se precie. O el conjunto de menaje que todos tenemos en nuestra cocina para preparar nuestros platos preferidos.

A lo largo del último siglo, el concepto “batería” ha ido evolucionando y adaptándose a los nuevos tiempos. Incluso se han creado nuevos objetos que han eclipsado a todos los demás. Pero si algo tienen en común todos ellos, es la electricidad; sin ella, no funcionarían. De hecho, es gracias a ella que todas las baterías que vamos a ver en este artículo pueden sernos de utilidad y nos van a ayudar para que nuestro día a día sea mucho más cómodo y sencillo.

Como ya hemos dicho, con una batería podemos referirnos a varios objetos diferentes, pero el predominante de todos ellos es aquel que almacena la electricidad, o la genera, para su posterior uso en la vida cotidiana. Pueden ser baterías para coches, externas, recargables o las clásicas pilas, todas ellas con diferentes tamaños, capacidades y aplicaciones.

Son estas baterías en las que nos vamos a centrar en el artículo, donde veremos todas sus clases y usos para encontrar la batería adecuada para nuestras necesidades. Aun así, también haremos mención a las otras baterías, que pueden pasar desapercibidas, pero de seguro que nos van a ser de gran utilidad.

Pero, antes de nada, vamos a explicar por qué debemos hacernos con una batería, sin importar cuál sea.

CONSIDERACIONES PREVIAS 

Para resumir, porque todo son ventajas. Por eso debemos hacernos con una batería. Actualmente vivimos en un mundo en el que sin esta ayuda que nos proporciona la electricidad para cargar nuestros dispositivos, no vamos a encontrar ninguna otra forma de hacerlos funcionar. Y sin estos objetos no podremos seguir con el estilo de vida que hemos seguido hasta ahora, o al menos lo tendríamos muy difícil.

Es por ello que debemos de hacernos con una batería, para que todo nos resulte mucho más cómodo. Pero vamos más allá, y creemos que existen muchos más motivos por los que comprar una buena batería es completamente recomendable.

Usan electricidad. Ya lo hemos dicho varias veces, pero es necesario volver a insistir en ello. A diferencia de otras fuentes de energía, la electricidad supone una gran ventaja, sobre todo por su fácil acceso. Todos tenemos enchufes en nuestras casas con corriente donde obtener esa electricidad, por lo que no tenemos que desplazarnos para comprar gasolina o carbón. Además, a diferencia de las anteriores, no contamina, por lo que podemos usarla todas las veces que queramos sin tener que preocuparnos.

Su ligereza. Ésta va de la mano de la anterior, ya que a medida que se iba implantando en el mundo poco a poco el uso de la electricidad y dejando atrás el carbón, todos los objetos fueron adaptándose a esa nueva fuente de energía y, por consiguiente, adoptando nuevas formas mucho más pequeñas y compactas. A día de hoy, el tamaño de las baterías es infinitamente más reducido y ergonómico que los primeros modelos, siendo más pequeños que una mano y muchísimo más ligeros, con el objetivo de que pasen desapercibidos, podamos transportarlos a cualquier lugar y no ocupen mucho espacio en nuestro entorno.

Como ya veremos más adelante, el tamaño y peso de la batería va a depender del tipo que escojamos, pero, en general, todos los modelos han reducido su volumen para que su transporte sea mucho más cómodo.

Su enorme capacidad. Que no tiene nada que ver con su tamaño. A diferencia de lo que pueda parecer, mayor tamaño no significa mayor capacidad. Actualmente, podemos encontrar en el mercado una gran variedad de baterías para cualquier objeto cotidiano de un tamaño muy reducido con capacidades de entre 6.000 mAh y 20.000 mAh. Como ya veremos, todo va a depender del uso que le vayamos a dar a esa batería, de la marca o el precio. Quién sabe si en un futuro llegaremos a tener baterías mucho más pequeñas y con una capacidad infinita, pero a día de hoy y con la tecnología que contamos, podemos encontrar una batería que se ajuste perfectamente a nuestras necesidades.

Son fáciles de usar. No requieren una instalación previa por parte de la empresa o del vendedor, excepto las baterías para los coches. Las demás pueden ser usadas por todos los miembros de la familia, desde pequeños hasta mayores, incluso todos pueden tener una propia ya que son muy útiles e intuitivas.

Son muy económicas. Con todo lo que hemos visto hasta el momento, puede dar la sensación de que una sola batería tendrá un coste muy elevado, pero, todo lo contrario. Las baterías, con todo lo que ofrecen, su uso y posibilidades, tienen un coste muy reducido y accesible para cualquier bolsillo. Es por ello que en una familia puede haber más de una batería. Es verdad que, como cualquier objeto, las baterías llegan un momento en el que no van a cargar al 100% de su capacidad y funcionarán más lentas, por lo que eventualmente las tendremos que renovar.

Todos los tipos de baterías

En este apartado vamos a descubrir todas las baterías que nos podemos encontrar en el mercado teniendo en cuenta su funcionamiento, tipo de carga, localización, etc. También veremos las marcas más relevantes de algunos de los modelos y explicaremos los pros y contras de cada una de las baterías.

Con todo esto, podrás elegir qué batería se ajusta más a tus necesidades y escoger el modelo adecuado para ahorrar tiempo, energía y dinero, todo ello para que tu vida y la de los tuyos sean más cómodas.

Baterías externas

También son conocidas como “power bank”. No son más que almacenamientos de energía, cuya capacidad se mide en miliamperios-hora o mAh. Por tanto, a mayor número, más batería tendremos para recargar cualquier dispositivo. Debemos resaltar un inconveniente, y es que nunca podremos aprovechar todos esos mAh en su totalidad, ya que todas las baterías tienen un ciclo de vida limitado y, con el paso del tiempo, esa capacidad de almacenaje se irá perdiendo. Además, la frecuencia de su uso o las inclemencias meteorológicas pueden afectar a su correcto uso.

A la hora de comprar una batería externa, debemos fijarnos en ciertos detalles más, a parte de la capacidad de carga, como acabamos de ver en el apartado anterior. Entre estos factores, se incluyen la velocidad de carga, la conectividad o el peso.

Es por ello que nos vamos a encontrar diferentes tipos de baterías en función de los conectores, es decir, en el tipo de puerto USB y cuántos tenga. Si vas a querer cargar 2 dispositivos a la vez, será mejor que tenga 2 puertos en vez de solo uno.

En cuanto al tipo de puerto USB, debes fijarte si tu dispositivo es micro-USB (teléfonos Android), USB tipo C (teléfonos Android más modernos) o lightning (iPhone). Así, en función del puerto deberás elegir el power bank y el cable que tengan la misma conectividad. De otra manera, no podrás recargar la batería.

La velocidad de carga es otro aspecto que tienes que tener en cuenta cuando vayas a comprar una power bank. Para saber a qué velocidad es capaz de cargar tus dispositivos una batería externa, tienes que fijarte en la corriente que soporta, que se mide en amperios (A) de salida. Además, también tienes que tener en cuenta la velocidad de carga de tus dispositivos y asegurarte de utilizar un cable adecuado, ya que de lo contrario no conseguirás una carga rápida.

Algunas baterías externas ofrecen soporte para tecnologías de carga rápida, conocidas como quick charge. Si tu móvil o dispositivo permite una tecnología de carga rápida, busca un modelo que la soporte para beneficiarte de esta ventaja.

Se podría decir que una batería externa estándar debe cumplir todos estos requisitos, o al menos debemos tener en cuenta todas estas características para poder sacar el mayor rendimiento a nuestra batería. Para resumir, una batería “normal” que podemos tener en nuestra casa puede contar con, al menos, dos entradas USB que sean de tipos diferentes, a ser posible quick charge, y con una capacidad entre 10.000 y 20.000 mAh.

Batería externa portátil para el día a día

A diferencia de las anteriores, las baterías externas más comunes y que más se utilizan diariamente no son tan grandes ni tienen tanta capacidad, sino al contrario. Las baterías de bolsillo son más pequeñas y con una carga menor, suficiente para llevarla encima y utilizarla en caso de emergencia.

Es por eso que para este tipo de baterías vamos a valorar su portabilidad frente a la capacidad. Si lo único que queremos es que nuestro dispositivo aguante todo el día sin apuros, es mucho más recomendable adquirir una batería de este tipo, ya que solamente buscamos poder llevarlo con nosotros sin que abulte ni pese tanto.

También es resaltable que su precio es mucho más barato que una power bank de mayor capacidad y tamaño, por lo que a la larga vamos a salir ganando por ahorrar cargas innecesarias, peso y dinero.

Como es de suponer, cada marca de móvil fabrica y distribuye sus propias baterías en el mercado. Teniendo esta opción, siempre es recomendable comprar nuestra power bank de la misma marca que nuestro dispositivo antes que jugárnosla con una de marca blanca, pese a que su precio sea un poco más elevado. Samsung, Xiaomi o Huawei cuentan con baterías portátiles, además de Apple que cuenta con un sistema operativo diferente.

En relación con estas últimas, debemos tener en cuenta su conectividad. Como ya sabrás, sus puertos USB son diferentes a cualquier modelo Android. A la hora de comprar una batería portátil para nuestro dispositivo Apple, tenemos que asegurarnos de que el cable sea compatible. De no serlo, nos veremos obligados a comprar un adaptador.

Estas baterías cuentan con una capacidad que ronda entre los 5.000 y los 10.000 mAh. Algunos modelos pueden llegar a tener mucho más, pero ninguno va a llegar a los 20.000 mAh, ya que a partir de ese número se consideran baterías de larga duración.

Baterías de larga duración

Hasta el momento hemos visto diferentes tipos de power banks con unas capacidades de almacenamiento algo más cortas, ya que lo que nos interesaba era su peso reducido y portabilidad. Además, solo estaban diseñadas para cargar un dispositivo a la vez y un máximo de dos veces al día.

Pero el mercado ofrece también una gama de baterías externas que pueden recargar más de un dispositivo a la vez y más de incluso cinco veces al día. Estas son las baterías de gran capacidad. Como ya podrás imaginar, su tamaño puede llegar a ser el doble o el triple de grande que una batería de carga rápida, así como su peso y su precio. Pero no todo son desventajas, ya que cuentan con varios puertos USB en su diseño para realizar cargas simultáneas y la mayoría disponen de la tecnología de carga rápida, reduciendo casi a la mitad el tiempo de recarga.

Éstas son las baterías de gran capacidad, que pueden llegar a contener un mínimo de 20.000 mAh, llegando a superar ese número. Estos modelos no deben confundirse con las baterías para portátiles, que requieren también de una enorme capacidad de carga. Sus características son diferentes, como veremos a continuación.

Baterías para portátiles

Como ya te podrás imaginar, un ordenador portátil no es lo mismo que un teléfono móvil ni una tablet. Su tamaño es mucho más grande y por ello requieren mucha más potencia para su funcionamiento y, consecuentemente, más batería. Es por ello que no se fabricaban power banks para estos dispositivos, que recibían energía directamente de una corriente de luz. Además, dependiendo del fabricante, el puerto de alimentación es diferente, a diferencia de los teléfonos móviles.

Sin embargo, desde que se instauró en el mundo de la electrónica el puerto USB tipo C junto al USB Power Delivery, todos los portátiles cuentan con el mismo puerto de alimentación y poco a poco las baterías externas para estos dispositivos se han abierto un hueco en el mercado.

Estas baterías cuentan con una capacidad de más de 50.000 mAh, mucho más que las de larga duración, puesto que estas últimas están pensadas para móviles o tablets, no para ordenadores que requieren mucha más energía.

Como comentábamos anteriormente, dependiendo de la marca, cada portátil tiene un puerto y cable de alimentación diferente. Por este motivo, este power bank incluye 28 tipos de conectores para la mayoría de ordenadores portátiles, también para Apple Macbook Pro y Air, así como portátiles Asus y Acer.

Baterías solares

Al contrario de las baterías externas que hemos visto hasta ahora, las baterías externas solares no se recargan periódicamente en un punto de luz para que se puedan seguir utilizando, sino que reciben la energía directamente del sol. Es por ello que se han convertido en una alternativa muy popular entre quienes son aficionados a los campings y caravanas, o para aquellos que tengan una segunda residencia en el campo.

Igualmente, son recomendables para instalar en nuestra casa, independientemente de que tengamos jardín. Lo único necesario es instalar las placas solares en el exterior para que reciban la luz del sol para generar la energía. Nosotros, en el interior, solamente tendremos que conectar la placa solar con el dispositivo de almacenaje para disfrutar de esta energía de forma ilimitada.

Dentro de este grupo destacan las baterías para bicicletas, que generan energía para los focos y otros elementos externos que podemos instalar en nuestra bicicleta. Generan energía con la propia fuerza de los pedales, que se transforma para dar luz, entre otras.

Baterías para coches

La batería en los coches es una de las partes más importantes, ya que sin esa energía acumulada no se puede arrancar el motor. Una vez encendido, el motor sigue funcionando y la batería genera electricidad por sí sola. Sin embargo, puede ocurrir que este componente del coche no pueda suministrar la energía necesaria o que se desgaste por tener el motor parado pero algunos dispositivos conectados que consuman esa electricidad.

Es por ello que debemos destacar otro tipo de baterías algo diferentes a las anteriores, conocidas como “jump starters” o arrancadores de baterías para los coches.

Por lo tanto, si la demanda energética es elevada y prolongada, sin que se arranque el motor y se circule durante un rato para que el alternador cargue de nuevo a la batería, es posible que esta llegue a agotarse por completo y que nos juegue una mala pasada.

Igualmente, los jump starters también permiten recargar móviles y otros dispositivos con puerto de carga USB. Algunos incluso tienen una salida DC y/o AC para cargar un ordenador portátil.

Si utilizas con frecuencia el coche y también necesitas una batería para recargar tu móvil quizás te resulte más práctico comprar este accesorio que un power bank convencional.

Entre todas estas baterías para coches, destacan las baterías Bosch, Kymko y KTM, mientras que de arrancadores recomendamos las baterías Suaoki.

Baterías y pilas recargables

Las baterías y pilas de litio tradicionales siempre han sido de usar y tirar, como todos podemos recordar. Sin embargo, las actuales son recargables, es decir, se vuelven a alimentar de energía gracias a un cargador de pilas para poder ser utilizadas de nuevo y alargar su vida útil con varios cientos de cargas. A la hora de comprar este cargador de pilas, podemos escoger entre uno universal para pilas de distinto tamaño o uno específico para un tamaño concreto de pila.

Dentro de este tipo de baterías, destacan las baterías externas recargables para cámaras de fotos Nikon y para los mandos de consolas, como Joycon. Estas baterías tienen una durabilidad de varias horas, dependiendo del dispositivo que usemos y del uso que le demos. Se diferencian de las power bank porque no usan cable, se insertan directamente en la cámara o en el mando y forman parte de ellos. Todas cuentan con un sistema de luces que nos avisa de que la batería está a punto de agotarse, para que nos dé tiempo para cambiarla.

A su vez, también encontramos las baterías para Roomba y Conga. En este caso es importante saber qué modelo tenemos y una serie de parámetros a la hora de comprar una batería para nuestro pequeño robot de limpieza. Tenemos que conocer el voltaje, la capacidad de carga, la tecnología de sus celdas (Li-ion o Ni-MH) y su vida útil. Es por ello que siempre va a ser mejor gastar un poco más y comprar batería de calidad y originales de la propia marca. Éstas cuentan con un mayor voltaje (16 V), una capacidad de carga de 35.000 mAh y unas celdas de Li-ion, compatibles con pisos más grandes y con mejores resultados.

Otros tipos de baterías

En este último grupo de clasificación vamos a ver otras baterías que nada tienen que ver con las anteriores, pero que también han evolucionado y funcionan con la misma energía que ellas.

Las baterías de cocina Bra son un conjunto de 5 piezas de cacerolas para cocinas de inducción, fabricadas en aluminio fundido para que el calor se distribuya mejor y se ahorre en energía. Además, cuentan con revestimientos antiadherentes y un diseño ergonómico en los mangos y tapas.

Por último, quedan las baterías de música. Las baterías electrónicas actuales han evolucionado mucho desde las primeras que se hicieron en los años setenta. Ofrecen una gama de sonidos mucho más amplia y de estilos diferentes, ya que se generan por un módulo. Estos sets acústicos ocupan mucho menos espacio que los tradicionales y son muy fáciles de montar y desmontar. Y, para terminar, puedes tocarlas en cualquier lugar y a cualquier hora, ya que el volumen se puede regular.